Lamy: con nuevas concesiones se podrá finalizar la Ronda de Doha: El Director General de la Organización Mundial del Comercio, Pascal Lamy, afirmó durante una reunión del Consejo General llevada a cabo el 14 de diciembre, que aún es posible finalizar las

23 December 2006

En la sesión final del Consejo General, Lamy dijo que "los principales actores han anunciado, en términos generales, nuevas flexibilidades", en referencia a los indicios de que varios gobiernos estarían dispuestos a aceptar mayores reducciones de aranceles y de subsidios. "El desafío consiste en traducir esta voluntad política y esas señales de flexibilidad en cambios deposición sustantivos, que resultan necesarios para desbloquear el proceso."

Lamy advirtió que de no suceder esto, las conversaciones podrían concluir en un colapso total. "El fracaso puede estar a la vuelta de la esquina, pero nada nos obliga a doblar por esa esquina". Asimismo, afirmó más tarde a los periodistas que 2007 podría ser un "año crucial para la Organización".

En su informe a los Miembros sobre el estado dela Ronda de Doha, Lamy remarcó las distintas reuniones llevadas a cabo por los presidentes de los diferentes grupos de negociación. Las mismas comenzaron a mediados de noviembre, cuando él autorizó un ‘relanzamiento suave' delas negociaciones, luego de la suspensión de julio a causa de las diferencias en la negociación agrícola. "Aunque durante esas conversaciones no han aparecido hasta el momento cambios reales en las cifras, en particular en la ayuda interna a la agricultura o en la protección arancelaria", reconoció que "se vislumbra un nivel de compromiso creciente". Lamy utilizó esto para demostrar que los Miembros están más dispuestos ahora que antes "a entablar debates sobre las cuestiones sustantivas".

Lamy ya había indicado que las negociaciones en su totalidad, incluyendo aquellas a nivel ministerial, solo recomenzarían una vez que los gobiernos flexibilizaran de manera explícita sus posiciones de negociación. No obstante, le dijo a los delegados que para estar preparados en forma adecuada para que esto suceda "hemos de mantener el ritmo de los trabajos informales que están en curso... y acelerar ese ritmo a nuestro regreso [de la pausa de fin de año] para aprovechar la oportunidad que se nos presenta en el primer trimestre del año próximo". El Director solicitó a los Miembros a que cada uno desempeñe la "función que les corresponde" para asegurar el éxito de la Ronda, recordándoles que el costo de un fracaso podría ser substancial.

Esta "ventana de oportunidad" limitada, surge de la inminente expiración, que ocurrirá en junio próximo, de la ‘autoridad de promoción comercial' (TPA, por sus siglas en inglés)en cabeza del Presidente de los EE.UU. ElTPA permite a la administración de ese país negociar acuerdos comerciales y someterlos ala aprobación (por si o por no) del Congreso sin que este pueda realizar enmiendas. Los países son reacios a firmar acuerdos comerciales con Washington en ausencia de la TPA, debido a que esto dejaría la posibilidad al Congreso a que realice modificaciones en los acuerdos ya negociados. Lamy, al igual que varios negociadores comerciales de muchos países, cree que un avance considerable en las negociaciones a principios de 2007, podría ayudar a que la administración Bush se asegure el apoyo del Congreso para extender la TPA.

Las delegaciones solicitan progreso

Muchas delegaciones han intervenido para expresar su satisfacción por el hecho de quelas conversaciones hayan sido retomadas, aunque muchos criticaron la falta de progreso concreto. Como es típico en estas reuniones, las delegaciones enfatizaron su compromiso con la Ronda, a menudo destacando un puñado de sus prioridades respectivas.

Algunos, como Argentina, Chile, y Japón, advirtieron que un colapso total en las negociaciones era una posibilidad concreta. Un fracaso podría amenazar la credibilidad del sistema multilateral de comercio y así aumentar el riesgo de una ola proteccionista. México dijo que los países no han estado mostrando sus cartas verdaderas, y podrían ir más lejos de loque habían sugerido en las discusiones informales recientes.

India manifestó que a pesar de la ausencia de avances en agricultura, los Miembros han estado haciendo un sincero intento para entender mejor las posiciones de los otros Miembros. No obstante, Brasil remarcó que las discusiones técnicas tienen sus límites. Hablando por el G-20, dijo que los países desarrollados deberían dar algún tipo de señal para determinar de qué manera podrían continuar las negociaciones.

Indonesia, en representación del G-33,remarcó la necesidad para los países en desarrollo de obtener flexibilidades para resguardar ciertos productos de la reducción arancelaria y para protegera los agricultores del incremento desmesurado de las importaciones. El alcance de la protección de ciertos productos, ha sido siempre un tema controversial en las negociaciones. Australia, en representación del Grupo Cairns de los países agro exportadores, dijo que dicho grupo ha estado trabajando para desarrollar mejor las posiciones respecto de la distintas flexibilidades en las negociaciones agrícolas.

Benin, hablando por el Grupo Africano, les recordó a los Miembros que cualquier trato bajo la Ronda de Doha debería incluir el tema de los países en desarrollo netos importadores de alimentos, y de aquellos países que sufrirán una pérdida de mercados a causa de la erosión de preferencias. Benin también remarcó que cualquier acuerdo deberá incluir reglas fuertes en materia de trato especial y diferenciado, así como en materia de asistencia técnica y ayuda financiera. Sudáfrica, en nombre del grupo NAMA-11,destacó que los asuntos de desarrollo, no obstante deberían haber sido el principal tema en las negociaciones, han sido dejados detrás de las negociaciones agrícolas y de aranceles industriales.

¿Cómo los Miembros podrían ofrecer juntos nuevas concesiones?

Algunos Miembros claves han dicho que ellos están dispuestos a ser más flexibles de forma que sea posible poder salir del impasse en las negociaciones, siempre y cuando sus contrapartes comerciales demuestren una flexibilidad similar. La pregunta es, como dijo Lamy durante la conferencia de prensa realizada el 15 de diciembre ¿Quién mueve primero?

El jefe de la OMC reconoció que "nadie "saldrá y simplemente indicará cuánto más estarán dispuestos a ofrecer y cuánto menos están dispuestos a aceptar a cambio.

En vez de eso, él describió un proceso de análisis técnico que espera les proporcionea los países la confianza para proponer nuevas posturas de negociación. Desde que "hay un intercambio de ambición por flexibilidad" - en otras palabras, cuanto más profundo sea el recor te global de aranceles y subvenciones, los Miembros solicitarán más flexibilidades para proteger a productos específicos delas reformas - los funcionarios de comercio pueden "jugar" con distintos números para examinar compromisos potenciales. Los países podrían también tener que probarlos distintos escenarios con sus influyentes grupos de interés locales, para evaluar qué es los que ellos podrían tolerar.

Lamy dijo que tales discusiones sean estado llevando a cabo "en una forma mucho más precisa" respecto de cuando los ministros se reunieron en julio. Estos intercambios, explicó, necesitan producir una serie de opciones, pruebas, y sensibilidades. De esta manera, los países serán capaces de desarrollar "una confianza razonable de que [las nuevas concesiones]no serán consolidadas inmediatamente sin nada a cambio", así como alguna seguridad de que sus ofertas tienen, almenos, coincidencias substanciales con solicitudes moderadas de otros países.

Lamy agregó que "felizmente todo esto tendrá como resultado una etapa en donde la gente se sentirá suficientemente cómoda para volver a la mesa de negociaciones con algo más de lo que había en julio", con el beneficio suplementario de quelas posibles concesiones han sido ‘pre probadas'.

Admitiendo que estas pruebas llevan mucho tiempo, Lamy destacó, con un gesto de aprobación, que se han estado llevando a cabo contactos bilaterales entre Miembros clave, tales como la Unión Europea, EE.UU., India, Brasil y Japón.

Lamy no planea proponer un texto compromisorio

En respuesta a las preguntas acerca de si él ha estado considerando la opción de negociaciones comerciales internacionales- tratando de romper el punto muerto trabajando directamente con los jefes de los negociadores para producir un potencial texto compromisorio -, el jefe de la OMC aclaró que no tenía planes de hacer algo así. Lamy dijo "no he cambiado mi posición al respecto". "Un texto del[Director General] es el último recurso".

Un precedente como este se remontaa 1991, cuando el Director General del GATT, Arthur Dunkel, redactó un texto de un acuerdo comprensivo, en un intento por romper el punto muerto en las negociaciones de la Ronda Uruguay. No obstante el texto había sido criticado, especialmente por los países en desarrollo, el ‘borrador Dunkel' proveyó de alguna manera la base para la conclusión de un acuerdo final, tres años después.

El jefe de la OMC insistió en que una maniobra así podría ser "muy arriesgada", y que la misma no iría de acuerdo con los principios base de la OMC. "No voy a gastar mis vacaciones de navidad escribiendo un texto compromisorio", agregó Lamy.

This article is published under
19 December 2006
El 8 de diciembre de 2006, la Organización Mundial del Comercio (OMC) hizo público el informe del Grupo Especial sobre el Cumplimiento que examinó la reclamación presentada por la Argentina en...
Share: 
31 December 2006
El pasado 9 de enero el Departamento de Comercio de los Estados Unidos (USDOC, por sus siglas en inglés) emitió una resolución final en la que determinó que algunos exportadores de ciertos tipos de...
Share: